Mujeres, política y transformación mundial. María Teresa Fernández de la Vega, la política del año

Cuando una mujer entra en política cambia la mujer, pero cuando muchas mujeres entran en política, cambia la política“. Michelle Bachelet (Ex-Presidenta de Chile)

De la Vega ha logrado cambiar la política. No sólo es una voz autorizada, seria, formal, respetada en la política nacional e internacional que carece de ese tono masculino y agresivo que caracteriza a algunas de las mejores oradoras de la política española. Ella ha logrado impulsar un gran encuentro de mujeres que quieren el poder, el poder de cambiar el mundo.

Fernández de la Vega en el campo de desplazados de Mais Gate coordinado por Cruz Roja Española, en Puerto Príncipe.- EFE Publicada por EL PAÍS

María Teresa Fernández ha impulsado también la histórica ayuda que España y el mundo han acordado en dar a Haití. Por fin, los enmohecidos funcionarios de la ONU han podido decirle al mundo “¿Veis? Para esto sirve la ONU”.

Es gracias a mujeres como ella y a la existencia de otras mujeres políticas que ayudan, se alían e impulsan. De hecho, esta iniciativa tampoco hubiera salido adelante si la Presidenta de uno de los países económicamente más poderosos del mundo no fuese otra mujer, Angela Merkel y si la segunda a bordo de Estados Unidos no fuese otra mujer, Hillary Diane Clinton.

Es un momento histórico clave, único. Las mujeres deben conseguir mayores cuotas de poder político y económico porque es la única manera para cambiar de modelos económicos e incluso sociales actuales, totalmente en decadencia. Estoy convencida de ello.

No es casualidad que en el momento más importante en la construcción de la política interna latinoamericana, de protección y desarrollo territorial económico y social, dos hayan sido las mandatarias de dos de los países más importantes sudamericanos, Argentina y Chile: Cristina Fernández de Kirchner y Michelle Bachelet.

Las dos con diferente apoyo en sus países, Cristina Fernández ha tenido y tiene la tradicional oposición de lobby económico y mediático en Argentina mientras que en el siempre cuasi-británico país vecino, el poder ha cambiado de color político con naturalidad y sin intentos de golpes de estado políticos o económicos.

María Teresa Fernández de la Vega representa ese cambio. Solidez, poder, solidaridad, inteligencia y sobre todo, trabajo. Mucho trabajo.

Tampoco es casualidad que entre las personalidades más destacadas que se han dado cita en Valencia estuviera Graça Machel, premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional o Winnie Mandela, la mujer de Nelson Mandela que reclamó una mayor participación femenina en la remodelación del sistema financiero mundial, donde apenas tienen voz, porque son capaces de aportar mayores grados de “transparencia y creatividad” insistió. También asistió la premio Nobel de la Paz Wangari Maathai, quien, como Machel, aludió a problemas comunes a países desarrollados y en vías de desarrollo.

El encuentro Mujeres por un Mundo Mejor ha reunido a medio millar de mujeres de África, Europa y Latinoamérica, a representantes africanas de 50 de los 53 países del continente, a 56 ministras y a dos jefas de Estado, las presidentas de Finlandia y Liberia.

Y no es cuestión de hombres o mujeres no es eso lo que quiero decir en estas líneas, aunque lo parezca. Si no, mira a Margaret Hilda Thatcher o a Golda Meir o a alguna política local en La Muela. Es cierto,  que sólo hecho de ser mujer no es lo que mejorará la política. Está claro que además de mujer, se entiende, hay que ser honesta, solidaria, buena persona. Yo he trabajado con mujeres que más que ayudar, te ponen palos en la rueda sólo por una cuestión de competencia o porque sí. No hablo de ellas…

Está claro que no. Hablo de mujeres seguras de sí, fuertes y a la vez humildes. Creativas, inteligentes capaces de transformar su alrededor, capaces de mover su entorno y mejorarlo. Eso, no todas las mujeres podemos hacerlo y está claro que tampoco no todas las mujeres políticas pueden hacerlo.

Por eso encontrar una que destaca porque además de poder hacerlo, quiere hacerlo y se rodea de iguales, es bueno, necesario, importante, destacar.

Más. Un buen artículo de Fernando Vallespín, Cherchez les femmes! Publicado por EL PAÍS el 2/04/10

Artículos relacionados:

El peor país del mundo para ser mujer, joven y trabajadora

Estos días, con motivo del día de la mujer, las diferentes cadenas españolas se pusieron en situación y comenzaron a programar. En un canal emitieron un documental sobre la situación de la mujer en la India. Los abortos de fetos femeninos, la pobreza, el rechazo social. No había pasado una semana desde que emitieron otro documental que denunciaba también la situación de la mujer en China. Donde las parejas que sólo pueden tener un hijo, quieren varones. Y pesar de la terrible situación en ambos países y en otros, no puedo dejar de pensar en que el peor lugar del mundo para ser hoy mujer, joven y trabajadora es, sin embargo, Ciudad Juárez.

Ciudad Juárez es el ícono de la ofensa más grave la violencia hacia las mujeres. Un lugar de crímenes impune a los ojos del mundo. Se calcula que más de mil mujeres han sido asesinadas hasta ahora sin que nadie haya levantado un dedo para protegerlas.

Después de años de impunidad, de descontrol y violencia acallada (la situación del periodismo en esa ciudad también está denunciada) el Estado de México será juzgado el mes que viene ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la impunidad, la falta de investigación y de actuación frente a los asesinatos de mujeres que se cometieron en Ciudad Juárez en la última década. El juicio será en Santiago de Chile entre el 27 y el 30 de abril.

Las mujeres asesinadas eran jóvenes y trabajadoras. Mujeres anónimas cuya desaparición sus familias no denuncian por temor. Las mujeres son secuestradas, torturadas, violadas y sus cuerpos muchas veces, ni siquiera aparece. Los asesinatos o desapariciones no se investigan, no se recogen pruebas y las pruebas que pueden recabarse se pierden o son manipuladas. Los casos no son correctamente investigados, ni registrados por la policía. Una situación que todos conocen en el país pero que nadie soluciona. El presidente de México por ejemplo Felipe Calderón Hinojosa, admite que más de la mitad de la policía “no es recomendable”. Y es que no es necesario que él lo admita, las más de mil mujeres violadas, torturadas y asesinadas sin que se detuviera a un solo sospechoso son la prueba más contundente de la falta de interés, de conciencia social, de responsabilidad, de humanidad de la policía y de la sociedad mexicana.

El impacto de un asesinato, lo sabemos todos no es lo mismo si son mujeres humildes, la sociedad no reacciona igual… ¿Qué hubiera pasado si todas esas chicas hubieran sido niñas de colegio de pago?

Tanto es así que el informe “Muertes intolerables. Diez años de desapariciones y asesinatos en Ciudad Juárez y Chihuahua“, que Amnistía Internacional presentó el 11 de agosto de 2003 en Ciudad Juárez y la Ciudad de México fue primero rechazado y luego, ignorado. Pero finalmente y gracias a la gran campaña solitaria de personas como Diana Washington o de la Asociación Hijas de Regreso a Casa se solicitará a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que se declare la “responsabilidad internacional” del Estado mexicano “por la impunidad, la falta de investigación, el feminicidio y la violencia de género” en Ciudad Juárez.

¿Cuál es la responsabilidad internacional frente a situaciones concretas de gran injusticia, de muerte y dolor como la inmigración africana en pateras a España?

El descontrol de la justicia en el estado mexicano de Chihuahua abruma: secuestros a empresarios, cierre de negocios, extorsiones a ciudadanos, asaltos a mano armada, desapariciones de mujeres, ejecuciones del crimen organizado y el pago de impuestos.

En el día de la mujer no puedo más que pensar en todas esas mujeres muertas a manos de esos hombres que día a día siguen acechando impunes a otras tantas más. En la situación de estas mujeres totalmente indefensas en manos de sus vecinos, de sus jefes, de sus compañeros…

Más información en:

-“El feminicidio de Ciudad Juárez lleva a México ante la justicia iberoamericana por falta de actuación“, Europapress.

-“Cosecha de mujeres“. Al Margen.

Las muertas de Juarez

Artículos relacionados:

Pequeños actos de corrupción femenina en Aerolíneas Argentinas

Cuando los bloggers se quejan de que en otros blogs siempre encuentran quejas, miro con cara de “ah, pues en el mío, no… y me quedo tan ancha”. Eso era hasta hoy.  Sí, estoy hasta el moño de aguantarme las pequeñas rabietas; además, y si en tu blog no vas a poder escribir lo que quieras, apaga y vamos no ¿No? La historia es la siguiente.

Aerolíneas (sí, sí, Aerolíneas Argentinas) suspende mi vuelo desde Santiago de Chile (ha pasado ya una semana pero el cabreo me dura), pero acertada y diligentemente, me compra uno de LAN y me manda a Buenos s Aires varias horas antes de lo previsto para que realice una conexión hacia Córdoba (Argentina)… Ahá. Hasta ahí, bien. El vuelo de LAN llega a las 12 y el de Aerolíneas está previsto para las 19 hs.

Decido apuntarme en la lista de espera del vuelo a Córdoba de Aerolíneas de las 16:32 (del 19/01). Me dicen que tengo que esperar a ver si queda lugar o no, normal. Voy, espero a que suba todo el mundo, y un señor muy majo me dice ¿Lista de espera? – Sí, le contesto… Y ahí nos quedamos, haciéndonos miradas cómplices para saber si logramos subir o no. Él está antes que yo.

Más tarde, mientras las empleadas de Aerolíneas (al menos tres) buscaban a los pasajeros que faltaban, y esperaban a los que venían en conexión, aparecen otras dos nuevas pasajeras en lista de espera…Supuestas pasajeras. Pero me mosqueé cuando le digo a una… (que llega corriendo sin saber cuál era la puerta) ¿Estás en lista de espera? Ella contesta NO. Entonces, le digo, entonces, pasá. Pero las empleadas sin decirle nada, la dejan allí. Me mosqueo, claro… Qué mal la tratan, me digo.

Pasan minutos eternos y deciden que el pasajero GÓMEZ (oooosooo no soy yo), José Gómez, pase. Después llegan los pasajeros de conexión y una de las empleadas dice: “CHICAS, el vuelo está lleno. Ya se pueden ir”. Yo me quedo más mosca aún por lo de “chicas” tan extraño en Argentina donde a la gente no se le trata con esa familiaridad, y porque las desconocidas empiezan a mirarse entre sí, y desde luego, no se mueven. Y yo, tampoco.

Finalmente, otra de las “aeromozas” como se dice en Argentina, ya como ve que no me muevo del mostrar, se acerca sospechosamente amable, me dice que “me lleva” a hacer el check in en el siguiente vuelo, el de las 19. Le contesto que son las 16:20 y que no, que me quedo ahí porque ya tendré tiempo para hacerlo…Ya hasta el moño de mí, que no me voy, deciden no disimular más. Se cae el telón y las supuestas pasajeras entran al avión riéndose ante la mirada de las demás empleadas. Pregunto qué pasa y me mienten: ERAN PASAJERAS DE CONEXIÓN ¿Qué? Eso fue el colmo. Tenía que aguantar la obra de teatro, la farsa y además, como explicación, ¿otra mentira?

Voy al mostrador central para pedir el libro de reclamaciones y ahí va, otra sorpresa: el libro no está. Está en la planta de de abajo, dos pisos más abajo. Hay que salir de donde uno está, pasando todos los controles hasta donde están los pasajeros que acaban de bajar del avión, y volver a pasar ooootra vez el control policial para buscar el local de Aerolíneas donde está el dichoso libro de quejas. Así, si es un arranque de bronca, seguro que no lo hacés.

Entonces si te quieres hacer la loca quejándote, tenés que pasar tres controles policiales (que ya pasaste antes) aun así, obviamente, voy. El del control policial se ríe y me dice: “vos ya pasaste no?”, sí contesto, fui a poner una queja y hay que salir del aeropuerto prácticamente para hacerlo…Me mira y me dice: “Hiciste bien”

Total que hago el periplo por todo el aeropuerto, llego a la oficina y la empleada me pide que espere porque está con otro caso. Pasan veinte minutos, treinta, y cuando veo a un señor con pinta de “comisario de vuelo” se lo suelto… Ante las preguntas que él me hace, me sorprende la empleada (supuestamente ocupada todavía) que se vuelve para responder al comisario: “no ella, tenía el vuelo confirmado para las 19 hs.” Sabía perfectamente mi caso; sabía quién era y desde luego si por ella era, me iba quedar allí, hasta el juicio final. Por suerte, dí con este señor que me confirmó el orden de la lista de espera para el vuelo en el que estaba (había sólo tres lugares libres en el avión):
1. GOMEZ, JOSÉ.

2. GOMEZ, MARIELA

3. EMPLEADA CAMUFLADA 1

4. EMPLEADA CAMUFLADA 2

 Entonces reflexiona y me dice, justificando a las supuestas pasajeras: “Bueno…, es que estas chicas son empleadas y ellas NO necesitan hacer cola, ni estar en lista de espera porque no ocupan un asiento” Yo, pienso ¿No? ¿Irán de pie?, pero bueno, eso no era lo importante, le comenté ¿Por qué la farsa? ¿Por qué el show? Si se conocían y habían planificado un viajecito entre colegas a Córdoba con ese piloto (no podían esperar el siguiente vuelo como yo), lo podrían haber comentado desde principio y yo me iba sin problemas.  Me molestó el engaño, la confabulación, la pequeña corrupción de todas las demás empleadas, no era una ni dos engañando, sabiendo que hacían mal: eran cinco, seis!

Les dije en el libro de quejas (seguro que lo están releyendo todavía) que lo que me parecía más doloroso de “la obra de teatro”, es que fuera una representación femenina, ¿cinco o seis empleados (hombres) lo abrían hecho también? No sé. Ahí queda; quizás no sea para tanto pero aquí está y me he quedado tan gusto escribiendo la historia letra a letra en el blog porque creo que son esos pequeños actos de corrupción femenina los que nos hace peor empleadas, peores argentinas, peores mujeres.

Artículos relacionados:

Día internacional contra la violencia hacia la mujer (editado)

Muchas mujeres creen que la violencia de género es un tema que ?lamentablemente? sólo las viven algunas, y no se dan cuenta de que la semilla de la violencia contra la mujer es la desigualdad, cualquier clase de desigualdad. Y eso es algo que vivimos todas a diario:

Cuando tenemos que ser más dóciles porque somos mujeres. Porque tenemos que inventar una sonrisa amable (y cínica) en vez de un perfil profesional (o el perfil que tu quieras) en el trabajo.

Cuando nuestra autoridad se convierte en ?mandona? en ?bruja?, ?mala?. Sin embargo, un hombre con autoridad, es viril, es masculino?

Cuando valoramos a una mujer por su forma de vestir y no por sus conocimientos o experiencia.

Cuando ganas menos haciendo el mismo trabajo, sólo por ser mujer.

Cuando nos hace gracia el típico y antiguo chiste machista.

Cuando el estatus social se asocia a la maternidad en el caso de la mujer. La señora es la que está casada. La soltera? no sabemos.

Cuando nos creemos más divertidas por hablar de sexo en un ambiente pueril, de nuestra intimidad, cuando no debería interesarle a nadie más a nosotras mismas. En definitiva por seguir la corriente.

Cuando vemos a otra mujer como una competidora en vez de ver a una posible amiga.

Cuando nuestra inseguridad nos hace débiles frente a las fortalezas de otros.

Cuando la publicidad sigue siendo una mujer guapa para vender el producto.

Cuando somos más duras con otras mujeres mientras educamos en casa a otra generación de chicas ¿Qué les enseñas mamá en casa? Seguro que no con el ejemplo

Cuando aceptamos un ?y vos qué sabrás..:?

Cuando hablamos de nosotras con un ?soy subnormal?, ?qué torpe soy? etc.

Cuando pensamos que este tema no tiene que ver con nosotras. Que es cosa de señoras mayores, de inmigrantes, de pobres?

Podría seguir toda la mañana con una extensa lista, pero todas sabemos que cada una de estas vivencias nos hace sentir mal, y tienen que ver con la violencia contra la mujer. Pasarán algunos pocos años más y seguramente ya no será necesario hablar de este tema porque educaremos a hombres y mujeres en la igualdad. Enseñaremos a los hombres y mujeres a tener seguridad en sí mismos, a no depender de una pareja para sentirnos mejor, a no sentir que alguien te pertenece a poder vivir una vida psicológicamente sana, autónoma y segura.

Artículos relacionados:

Tiempo de mujeres

El tema de la mujer en la sociedad actual tiene muchas aristas y a veces resulta difícil encontrar el foro, el tono o el matiz ideal para el acercamiento a algunas de esas cuestiones.

Estos últimos días he tenido una perspectiva diferente de un tema al que sólo me había acercado desde el punto de vista intelectual y académico; nunca personal o espiritual. Sin embargo ese acercamiento ha llegado gracias a lagunas expencias personales y otras sociales como la presentación del libro de Lolo Rico, ?Cómo es posible que el tiempo pase tan deprisa y yo no me dé cuenta?

El tema del tiempo en la mujer es una constante, no es un concepto, sino más bien un elemento que maneja como una constante en su vida y Lolo Rico lo deja claro en una cronología muy particular. Un ir y venir por sus recuerdos con una libertal total; tal y como ha vivido. Hay muchos fragmentos muy bonitos en su obra, pero de las cosas que más me han gustado ha sido la forma en que creció su curiosidad por el saber, por conocer, por leer. Cómo se convirtió sin saberlo, en una intelectual.

Es maravilloso porque lo cuenta sin darse cuenta, y crece al lector, convirtiendo una niña tímida en una mujer poderosa porque sabe y sabe que sabe.

Esta es la portada del libro. Me he quedado con ganas de tomar un te con ella y de preguntarle mil cosas. Me ha prometido una entrevista que espero sea pronto.

Pero está claro que el análisis del tema de género en las diferentes áreas de la vida social, el tratamiento del tema de la violencia de género e incluso el papel de las mujeres en los medios de comunicación está vigente ahora más que nunca.

Se realizan eventos académicos y profesionales orientados a formar a diferentes colectivos en este tema. En Zaragoza por ejemplo, la semana pasada (24 y 25 de octubre) se realizó el Primer Congreso de Hombres por la Igualdad. Interesante perspectiva desde el punto de vista masculino que contó con ponentes como Miguel Lorente, Delegado del Gobierno para la Violencia de Genero; Antonio García Domínguez, Coordinador de AHIGE-Asoc Hombres por la Igualdad de Genero; Fernando Gállego Arnal, Secretario de Igualdad y políticas sociales de UGT-Aragón o Hermógenes Domingo, Presidente del Grupo Prometeo-Hombres por la Igualdad de León entre otros. En la web del congreso se pueden leer además, interesantes propuestas sobre este tema.


Además de este importante evento relacionado con la igual entre hombres y mujeres, comenzó hoy en Valencia otro gran evento elI Congreso Internacional de Mujer y Medios de Comunicación. El evento organizado por la Generalitat Valenciana y la colaboración de la Fundación Coso y la Fundación Tolerancia Cero tiene un gran programa en que el que desarrollan entre otros temas cómo se trata la noticia relacionada con la violencia de género: puntos fuertes y débiles del trabajo informativo; el impacto social de la información sobre violencia contra la mujer o la necesidad de autorregulación y códigos éticos para mejorar la calidad informativa y cuenta con la presencia de periodistas de la talla de Henrique Cymerman, Corresponsal para Oriente Medio de Antena 3 TV y del diario ?La Vanguardia? o Carmen Chaparro, presentadora de Informativos de Tele 5. Además de profesionales dedicados exclusivamente al análisis del problema de la discriminación de la mujer como Zarin Hainsworth, Presidenta del Fondo para el desarrollo de las Naciones Unidas para la mujer(UNIFEM) en Reino Unido; Pilar López Diez, experta en Comunicación y Género en el instituto Oficial de Radio y Televisión o Vicente Magro, presidente la Audiencia Provincial de Alicante y miembro del Observatorio de -Violencia Doméstica y de Género del CGPJ.

[youtube kcE41G1XSYM]

Bueno, no puedo evitar poner un vídeo del programa La bola de cristal (para los nostálgicos), el programa con el que Lolo se hizo famosa y que le hizo compartir tiempo con la infancia de toda una generación españoles (yo me la perdí).

Artículos relacionados:

Día de la mujer: ENTREVISTA CON LA CELEBRE HELEN THOMAS, "Con la cobertura de Irak, los periodistas defraudaron a la gente"

Leo Mindez WASHINGTON. ESPECIAL DIARIO CLARIN

Buenos Aires, Argentina

Es la periodista más antigua de la Casa Blanca pero ahora no la dejan preguntar

LEYENDA. Helen Thomas, en una foto tomada en el año 2000. Cubrió Washington desde la presidencia de Kennedy. (AP)

Su cuerpo chiquito y frágil, de abuelita de Caperucita, contrasta con su fama legendaria como “la primera dama del periodismo norteamericano”.

Su rostro de trazos gruesos, heredado de sus padres libaneses, concuerda más con sus apodos, el de “perro guardián de la Casa Blanca”. Ella, que recibió todas las distinciones posibles, atesora como una preciada medalla la que le otorgó, sin querer, Fidel Castro. Fue cuando el diario USAToday le preguntó al líder cubano cuál era la diferencia entre la democracia en la isla y la de Estados Unidos. Y Castro respondió: “Que yo no tengo que responder las preguntas de Helen Thomas”.

Ella sonríe, ahora, cuando se da cuenta de que George W. Bush “está en ese mismo bote. Tampoco quiere responderme”. Durante la mayor parte de los 47 años que lleva como corresponsal en la Casa Blanca fue la encargada de abrir las conferencias de prensa con la primera pregunta y concluirlas con el clásico “Gracias, señor presidente”. Así fue desde John Kennedy hasta Bill Clinton. Pero Bush acabó con esa tradición. Una pequeña venganza personal contra la periodista que le ha hecho las preguntas más incisivas.

?¿Bush es el peor de los presidentes que le tocó cubrir?

?Empezar una guerra contra un país que no nos hizo nada es una de las peores cosas que puede hacer un presidente. Abusar del poder para beneficio propio, desatando un escándalo de corrupción como Watergate, también.

?O sea que Bush y Richard Nixon fueron los peores…

?Sí. Al menos, Bush todavía tiene margen para mejorar. Le quedan dos años de gobierno.

?¿Le tiene fe todavía?

?No (ríe). A menos que dé un giro de 180 grados y diga “cometí un error gravísimo, replegaremos las tropas”. Pero no creo.

?Ahora llueven las críticas pero hace dos años fue reelecto y la realidad era la misma. ¿Por qué ese cambio?

?La gente se despertó, simplemente. Y vio que nada de lo que había prometido se cumplió.

?Usted acusó a sus colegas, de ayudar a que la gente durmiera mientras se preparaba la invasión a Irak.

?Los periodistas defraudaron al país. Nuestra arma es el escepticismo. Observar y hacer preguntas. Y cuando algo no huele bien, deberíamos ser los primeros en alertar al público. Pero después del 11-S tenían miedo de que se les cuestionara el patriotismo. Recién ahora están saliendo del coma.

?¿Kennedy fue su presidente favorito?

-Fue un visionario. Motivó a los jóvenes a sumarse a la función pública. Apoyó la cultura, la educación. Miraba hacia el futuro. Tuvo la idea de llevar el hombre a la luna.

?Usted dijo que las conferencias de prensa son una institución fundamental de la democracia. Algunos presidentes, como el argentino, dicen que prefieren hablarle directo a la gente, sin intermediarios.

?(Ríe.) Claro, así habla sólo de las cosas buenas de su gobierno. Seguro tiene miedo de responder sobre asuntos más oscuros. Los periodistas no somos intermediarios, somos interrogadores. En la democracia, los presidentes deben responder las preguntas de los periodistas.

?Usted le preguntó a Bush por la razón real para invadir Irak. Y le prohibieron preguntar. ¿Qué pregunta tiene preparada para cuando le levanten la suspensión?

?La misma. No me lo respondió. La gente sigue muriendo y aún no sabemos de verdad.



Artículos relacionados:

Festival de cine Mujeres en dirección: The End

Por Eva Jimenez

El pasado sábado 2 de diciembre concluyó la primera edición de Mujeres en dirección, el festival de cine de la ciudad de Cuenca. Durante algo menos de una semana, la capital conquense ha contado con la presencia de directoras y actrices del panorama nacional e internacional. La última, Silvia Munt, realizadora e intérprete que recibió el I Premio de la Ciudad de Cuenca durante la gala de clausura.

La directora del festival, Marta Belaustegui, se ha mostrado satisfecha con la participación del público, según declaró en el semanario gratuito La Voz de la Sagra. Efectivamente, las salas de los Multicines de Cuenca, bastante vacías durante los días laborables, contaron con más asistentes desde el momento en que comenzaron las proyecciones, el pasado lunes 27.

Durante seis días los espectadores han podido contemplar largometrajes, cortometrajes y documentales, las tres secciones en las que se ha dividido el certamen. También se ha celebrado una mini sección infantil y dos ciclos en torno a las relaciones entre el cine y la pintura y la música; además de los talleres de maquillaje cinematográfico y de perfeccionamiento de guiones.

¿Cine femenino?
Belaustegui ha calificado esta semana cinematográfica como ?muy valiente?, puesto que en ella se han abordado temas actuales y complejos como el terrorismo, la inmigración o el sindicalismo. No obstante, al preguntarle si esto significaba que el cine femenino es más valiente que el masculino, la máxima responsable del evento prefirió no establecer ese tipo de asociaciones y centrarse en la calidad de las obras, muchas de ellas reconocidas en otros festivales.

Sea como fuere, parece que el cine femenino continuará siendo la seña de identidad del festival del cine de Cuenca. Esta ?personalidad importante? y ?la hermosísima ciudad de Cuenca? son los dos elementos en los que confía Marta Belaustegui para que éste se consolide en el panorama cinematográfico actual.

Silvia Munt

Artículos relacionados: