El avatar de la política española

Los políticos me caían mejor antes. Antes del 15 M cuando un grupo de gente me obligó a pensar en lo que está pasando. En la imagen de los políticos, en el discurso de los políticos y la política en general. En los partidos más votados y a las alianzas que hacen los otros partidos menos votados para gobernar en coalición en contra de lo que la gente vota. En los saludos entre bambalinas y los abucheos de cara a la cámara. En las felicitaciones de los políticos a los periodistas, de los periodistas a los políticos…

Me hizo reflexionar sobre la comunicación política que hemos ayudado a construir y sobre todo, me hizo pensar en el tipo de comunicación política que a partir de ahora me gustaría proyectar.

He visto el post que Patxi López, uno de los políticos que más me gustaba, hizo con la foto de Zapatero sin que sus compañeros supieran que estaba twitteando y no me gustó. Porque no tiene que ver con la filosofía de Twitter y porque no tiene que ver con la filosofía de la política en la red y menos, con la política que creía que promulgaba López. Francamente si un compañero de trabajo o amigo me hace ese favor (de publicar una imagen con tanta carga simbólica en un momento tan delicado) sacaría rápidas y quizás no muy acertadas conclusiones por esa acción.

He aquí la fotografía difundida por Patxi López en Twitter.

Decir que presenciamos un cambio histórico en la política ya no tenga mérito, quizás sí lo tenga comprometerse a ser parte de él. También está claro que hasta ni uno sólo de los políticos ni del PP, ni del PSOE, ni de Izquierda Unida, ni de… nadie!  Nadie se ha hecho eco claramente y con convicción respecto a las manifestaciones no sólo de España sino del resto de Europa y América.

Internet es un canal que está uniendo formas de pensar, que ha cambiado la forma de participar. Que ha desarrollado nuevas formas de comunicar. Es el momento de cambiar el avatar de la política.

Artículos relacionados: