Día internacional contra la violencia hacia la mujer (editado)

Muchas mujeres creen que la violencia de género es un tema que ?lamentablemente? sólo las viven algunas, y no se dan cuenta de que la semilla de la violencia contra la mujer es la desigualdad, cualquier clase de desigualdad. Y eso es algo que vivimos todas a diario:

Cuando tenemos que ser más dóciles porque somos mujeres. Porque tenemos que inventar una sonrisa amable (y cínica) en vez de un perfil profesional (o el perfil que tu quieras) en el trabajo.

Cuando nuestra autoridad se convierte en ?mandona? en ?bruja?, ?mala?. Sin embargo, un hombre con autoridad, es viril, es masculino?

Cuando valoramos a una mujer por su forma de vestir y no por sus conocimientos o experiencia.

Cuando ganas menos haciendo el mismo trabajo, sólo por ser mujer.

Cuando nos hace gracia el típico y antiguo chiste machista.

Cuando el estatus social se asocia a la maternidad en el caso de la mujer. La señora es la que está casada. La soltera? no sabemos.

Cuando nos creemos más divertidas por hablar de sexo en un ambiente pueril, de nuestra intimidad, cuando no debería interesarle a nadie más a nosotras mismas. En definitiva por seguir la corriente.

Cuando vemos a otra mujer como una competidora en vez de ver a una posible amiga.

Cuando nuestra inseguridad nos hace débiles frente a las fortalezas de otros.

Cuando la publicidad sigue siendo una mujer guapa para vender el producto.

Cuando somos más duras con otras mujeres mientras educamos en casa a otra generación de chicas ¿Qué les enseñas mamá en casa? Seguro que no con el ejemplo

Cuando aceptamos un ?y vos qué sabrás..:?

Cuando hablamos de nosotras con un ?soy subnormal?, ?qué torpe soy? etc.

Cuando pensamos que este tema no tiene que ver con nosotras. Que es cosa de señoras mayores, de inmigrantes, de pobres?

Podría seguir toda la mañana con una extensa lista, pero todas sabemos que cada una de estas vivencias nos hace sentir mal, y tienen que ver con la violencia contra la mujer. Pasarán algunos pocos años más y seguramente ya no será necesario hablar de este tema porque educaremos a hombres y mujeres en la igualdad. Enseñaremos a los hombres y mujeres a tener seguridad en sí mismos, a no depender de una pareja para sentirnos mejor, a no sentir que alguien te pertenece a poder vivir una vida psicológicamente sana, autónoma y segura.

Artículos relacionados: