Comunicación dinámica

De vez en cuando repaso un poco el pasado, reviso notas de lo andado. Resumo la experiencia vivida en cada empresa por la que he pasado y la trayectoria en cada campaña realizada. Todas tan valiosas para seguir dando pasos adelante…

Sin embargo no puedo evitar sentir cierta melancolía cuando con cierta morriña como dicen los gallegos acudo a la web de una empresa en la que trabaja y no ha cambiado un ápice. No ha agregado una promo, no ha cambiado la tipografía, no cambiado el diseño aunque sea un poco. No puedo evitar comparar la comunicación de una empresa con la de una persona.

 

Señales que destacan en rojo peligro cuando la comunicación ya no es dinámica

Señales que destacan en rojo peligro cuando la comunicación ya no es dinámica

Cuando te encuentras con una persona a la que hace años que no ves, no esperas que esté totalmente cambiada claro. Esperas que siga siendo ella; pero sí esperas que el tiempo se note. En la experiencia, en las vivencias, los cambios propios de la vida. Y cuando eso no pasa, algo no va bien. Cuando pasan dos o tres o cuatro años y la persona o la empresa está aparentemente en el mismo lugar que antes, al menos para mí es señal de que algo no va bien.

Puede que sólo sea su forma de comunicar. Puede que no comunique de forma dinámica. Que los cambios estén allí y simplemente no se noten.

Pero es posible que esa empresa o esa persona estén estancadas. En un proceso, en un momento sin poder avanzar. Porque cuando comunicas, la comunicación es siempre dinámica. Nunca es igual. Por tanto si comunicas igual que hace dos o tres años, “Houston, we have a problem”.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *