Aprobada la Ley de Servicios Audiovisuales en Argentina, desaprobada la cobertura en España

Parece que cuando la noticia es de otro país, se puede presentar de cualquier manera.
 

Así, presentó CNN+ la aprobación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual : “Se ha aprobado la ley con la que el Gobierno Argentino pretende controlar a sus opositores”.  Creo, que si exiten pruebas de esto, se explica.  O se dice de “la polémica ley” o “que los opositores al Gobierno argentino dicen…”  Pero no eso.

De pronto me ha parecido estar leyendo Clarín. Pero claro, a Clarín casi lo entiendo. Le pasa lo mismo que a Prisa cuando le tocaron la TDT. El grupo Clarín ve peligrar sus intereses económicos y titula:CLARIN

“El Kircherismo aprobó la ley que le da al Gobierno mayor poder sobre los medios” (pantallazo de la portada de Clarín de hoy)

 Pero CNN+ no se conforma y el periodista, enviado especial,  Ángel Sastre, sigue: “La ley, si bien es cierto limita a los multimedios, obliga a las empresas a dejar al cabo de un año la licencias que seguramente serán compradas por el Gobierno o empresas amigas”.

¿Seguramente? ¿Desde cuándo especular es informar?

Insisto. Esto no se hace. ¿A que CNN no se anima con las “probabilidades” y los “seguramente” si las noticias son españolas?

Después, nos quejamos de la audiencia. ¿A que Televisión Española no zarandea así la información según sea de Argentina, Bolivia, Alemania o España.  En serio, la gente no es tonta?

La Ley

La principal crítica a ley consiste en que el Gobierno se reserva el cincuenta por ciento de las licencias audiovisuales. Es cierto, suena mal. Como también suena mal que el país no tuviera una regulación en esta área desde 1953.

Imaginad que desde el 53´hasta ahora el desarrollo de medios de comunicación en Argentina fue tremendo. Radios FM sin regulación, televisiones, periódicos que aparecían y desaparecían… Pero a  fines del año 2003 un grupo promulgó la idea de promover una ley de radiodifusión de la democracia lo hicieron con piquetes, marchas, caminatas, pintadas, paros.

A 21 años de democracia propusieron 21 puntos (aquí los 21 puntos) por la democratización de los medios. Entre los que destacan la independencia de los medios de comunicación o la promoción de la diversidad y el pluralismo.

Los organismos de derechos humanos, además de gremios como la CGT y la CTA, las universidades, los cineastas, los movimientos sociales, los credos, las radios comunitarias, las pequeñas pyme de la comunicación firmaron esos principios. El 15 de abril de 2008 la presidenta Cristina Fernández convocó a todos los actores de la comunicación, incluidos los dueños de los medios concentrados, a discutir una nueva ley que se consensuó camino a su votación como Ley.

Sin embargo llegó al Senado marcada por la polémica. 

Esta mañana me quedé siguiendo la aprobación de los últimos artículos. Algunos políticos se esforzaron para dar a conocer su opinión en contra, pero votaban a favor de todas formas. Es el caso del jujeño Gerardo Rubén Morales  dijo que el  artículo 161: “está destinado a recorrer la vía judicial por ser anticonstitucional”

Concretamente el artículo 161 establece que los multimedios deben desprenderse de licencias (para ajustarse a la nueva normativa antimonopólica) en el plazo de un año y no de cinco, como pretendía la oposición.

Pantallazo de http://www.tn.com.ar/ Pantallazo de http://www.tn.com.ar/

A las cuatro y media de la mañana hora argentina, ¡cuatro y media de la mañana!, la gente seguía en la calle. Festejando.  Para mí que veo la realidad desde mi burbuja europea, fue una sorpresa. Por el contrario, la manifestación convocada por la oposición no reaccionó.Y es complicado escribir este post. Explicar lo que pasa en Argentina con los medios no es cosa de un post o dos.

Así como en España existe una asignatura bien delimitada que se llama Estructura de la Información en la que estudiamos el sistema de medios. Donde conocemos qué periódico pertenece a qué grupo y qué radios o cadenas de televisión le acompañan. O la financiación de cada uno de los medios, la red y sus subsistemas; en Argentina esa asignatura NO existe.

No se sabe realmente qué grupo tiene qué, no existe transparencia.

Los medios de comunicación en el país sudamericano forman una complicada red de posición de poder donde sus propietarios (en algunos casos testaferros) conciben la antigua idea de poder influir en las masas. La idea de construir una realidad paralela. Mentirosa.

Por ejemplo, en mi ciudad, Santiago del Estero, el tema de la niñez en riego, los chicos de y en la calle o no se toca, o se toca de lejos. Para que parezca un tema coyuntural, responsabilidad del Gobierno nacional. Nunca del provincial.

Una construcción ficticia lejana como si el ciudadano pudiera quedarse atrapado entre diez páginas de papel creyendo todo lo que lee.

En fin que como esto es un blog, puedo darme con el lujo de decir que estoy de acuerdo con una legislación que los medios audiovisuales debieron tener hace mucho tiempo. Una limitación en cantidad de licencias, en la generación de contenidos locales e incluso en la representación provincial en las televisiones locales.

Me debo un post con los puntos que traen transparencia al sistema de medios en Argentina y si me animo, un cuadro, al mejor estilo de Estructura de la Comunicación.

Hala, más polémica.

Más información
http://www.parlamentario.com/noticia-24776.html
http://www.clarin.com/diario/2009/10/10/elpais/p-02016102.htm
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1184897
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-133265-2009-10-10.html
http://www.criticadigital.com.ar/impresa/index.php?secc=nota&nid=32131

Artículos relacionados:

Cuentas, perfiles, usuarios y demás artilugios

Cuentas, entradas, perfiles y demás artilugios. Amargadita estoy. Cada vez que quiero entrar en una red de profesores, de emprendedores, de investigadores, de fanáticos del folclore santiagueño o lo que sea. Ahí está otra vez, correo, perfil, año de nacimiento… Horrible. Me tienen amargada, en serio. 

En algunos sitios, por suerte o por desgracia el programa reconoce mi cuenta de correo (la pobre, con muchos más perfiles del que me gustaría a su costa) y me dice: “(Ah!) Hola Mariela Gómez Ponce” y todo va más rápido.

Pero digo yo, ¿no sería mejor que cada uno ingrese en la cuenta con el nivel de usuario que quiera. Y si la red tiene contenido realmente interesante, uno pueda decidir (una vez dentro) si dar o no su correo para compartir información y una vez vistos los personajes que la integran, recién completar su perfil en caso de que eso sirviese para algo?

Lo contrario hace que termine en redes que por su presentación, temática, área de trabajo o representante de cara a la galería, parecen muy interesantes, pero cuando  por fin estás dentro, encuentras que no hay canales de comunicación, ni foros moderados, ni temas concretos, mi microeventos, ni enlaces ni nada. Y me digo: “mirá, otros a los que les he dejado mi correo”.

Y por supuesto,no falla, cuando más pelada está la red, más correos sin sentido te mandan para recordarte la metida de pata que te acabas de mandar.

En fin, hala a apuntarme otra vez…

blog

Artículos relacionados:

Los Desayunos de 59 segundos en TVE

Ana Pastor es la nueva cara de Los Desayunos, el programa de tertulia informativa de Televisión Española. Su presentadora, Pepa Bueno reemplaza ahora a Lorenzo Milá (que ha vuelto a la corresponsalía en Washington) en la conducción de los informativos de la cadena en prime time y Ana Pastor, presentadora de 59 segundos es ahora la cara de Los Desayunos.

Los Desayunos es un programa que consiguió hacer que la mañana de análisis fuera exactamente, como un desayuno. Pausado, equilibrado, elegante y con ritmo televisivo. Hay quién opina que incluso el tono y la parsimonia de Pepa Bueno ameritaban ponerse un café a la misma hora del programa. 

Bueno consiguió que sus entrevistados estuvieran cómodos, con la comodidad de la profesionalidad. Tranquila, casi como quién hace una preguntaba sin importancia, Bueno se lanzaba mordaz en sus entrevistas sin que sus invitados notasen la trascendencia de sus preguntas en el tono, pero obligados a contestar con contenido y rigor.

Un programa equilibrado incluso entre sus colaboradores entre quienes encontramos a profesionales como Victoria Prego o con el empuje y el entusiasmo de periodistas como Alberto Pozas. Ahora de la mano de Ana Pastor el espacio busca acomodarse al nuevo estilo. Y es que ese ritmo pausado, que no lento de la mañana, esos tiempos marcados sin marcar que eran la tónica de un programa que fluía parecen ir ahora a golpe de minutos contados.

Ana Pastor es una excelente periodista no hace falta que yo lo diga, pero no logra desprenderse del implacable pulso de 59 segundos. Durante el la conversación de los tertulianos ayer, por ejemplo, he tenido la sensación de estar en el programa político con una mesa de debate ruidosa en la que cada periodista abanderaba causas políticas al mejor estilo de otras tertulias ajenas en calidad y de otras cadenas en la que se defendía “lo que dice Zapatero…” o “lo que opina Rajoy”. Muy lejos de la sobriedad de otros programas.

El dedo me tembló en el mando.

Se acentuó este detalle, cuando sentados uno al lado del otro, el programa conectó con los portavoces parlamentarios de PSOE y PP. José Antonio Alonso en una silla y justo a su lado, en otra silla, Soraya Sáez de Santamaría. Ana Pastor les recibió de esta manera: “Buenos días, les voy a pedir que brevemente…”

El manejo del tiempo seguía siendo el de otro formato.

Soraya Sáez de Santamaría, impecable, obediente y haciendo uso de un gran manejo de la cámara dio su mensaje en apenas unos segundos. A lo que la presentadora contesto: “Bueno…, tampoco tan breve…” Santamaría, rapidísima contrarrestó: “lo bueno, si es breve mejor”.

En el programa de hoy más dejes que arrastran la experiencia de 59 segundos al plató de Los Desayunos. Ricardo Costa se manejó con tanta familiaridad que chocó por lo poco habitual en cualquier programa informativo de RTVE. El sobreseído político del caso Gürtel se despachó con muletillas como: “Perdone que le corrija, pero esa no es la pregunta…”. Dirigiéndose a la presentadora que sonrió con displicencia. Esa y frases como: “De esto me parece que nosotros dos ya hemos hablado, pero bueno, le contesto ahora en este plató…”.

Al parecer también él se sintió en otro programa.

La tertulia de ayer por la mañana decepcionó. El cambio de presentadora de Los Desayunos ya planteaba desde el comienzo una desventaja cualitativa, no porque Ana Pastor no sea una excelente periodista, que lo es, sino porque simplemente, no es Pepa Bueno.

Los dimes y diretes entre los periodistas tertulianos que se interrumpen y repiten los discursos de los políticos me dejó con el dedo a medio presionar en el mando cuando por fin se impuso la información y el análisis de calidad. La pausa, la experiencia y algunas de las pautas del programa las trajo consigo el experto del programa (aunque ayer no intervino) que hizo comentarios como “en este programa, lo que solemos hacer es…”.

Ahí está la clave.  

El experto económico de ’Los Desayunos de TVE’, Juan Ignacio Crespo
El experto económico de ’Los Desayunos de TVE’, Juan Ignacio Crespo

La información, el análisis, la pausa para el café y la reflexión estuvieron en la intervención de Juan Ignacio Crespo. En su intervención, perlas citar un chiste de Forges de 1974. Así de preparado y bien documentado, ese es el sello de Los Desayunos.

 Suspiré con alivio.

Siguen siendo Los Desayunos, sólo es cuestión de darle a Ana Pastor un poco más que 59 segundos.

Artículos relacionados:

De nuevos y viejos periodismos

Ayer me llamó una amiga. Está haciendo la tesis sobre regulación deontológica del periodismo (el título acabo de ponerlo yo). Tremendo. Le admiro su valentía y sobre todo, la ilusión. Porque después de acudir a numerosos congresos, de escuchar casi siempre a la misma gente, de hablar casi siempre de lo mismo, de leer, de comentar… Uno vuelve la mirada a las prácticas de periodismo y siguen ahí:

 – Un periodista radiofónico que da vergüenza escuchar pero que nadie condena y no solo eso, gana premios.

– Un periódico que cobra la supuesta “publicidad” de un reportaje que publica

– La necesidad de comprar al menos cuatro periódicos un domingo para hacerse una idea del clima político general: qué dice uno, qué dice otro… Y entre todos, digo yo, será la realidad.

Lo peor o lo mejor, es que esto no es nuevo. Está ahí desde los orígenes del periodismo y seguramente seguirá siendo así porque la maquinaria empresarial de un medio de comunicación a veces, es muy compleja. Y cuidado, no justifico ni lo haré, jamás. Pero, si no ¿Cómo se explican estos casos y otros peores? Mientras los investigadores siguen atrincherados en definiciones de “buen periodismo” y de ahí no se bajan, siguen sin pisar una redacción. Y eso aun no es tan grave, además, siguen sin hablar con los periodistas. Sin enterarse de lo que realmente está pasando. Formando técnicos que escriben más o menos bien, que leen muchos libros y que son capaces de adaptarse a “cualquier” línea editorial que les de un sueldo al mes.

Una de las tantas conversaciones con mi amiga doctoranda pasó por el tema de la colegiación y la formación de los periodistas. Le pregunté ¿Realmente crees que alguien que se forma en periodismo tiene mejor formación a la hora de escribir, de hablar, de interpretar conocimiento y transmitirlo que alguien que tiene otro tipo de formación y se interesa por el periodismo? Ojala fuese así, de verdad. Demasiadas contradicciones a la hora de establecer una regulación deontológica. Por mi parte confío en la cada vez mejor formación en comunicación de la sociedad. En los blogs cada vez mejor escritos por gente anónima que recopila, que lee y consulta. Que analiza, que critica, que da su opinión. En gente con criterio que comenta, que sigue consumiendo periódicos, que hablando de actualidad. Gente que hoy por morbo o curiosidad se sentó a ver Ana Rosa si aparecía Losantos sólo para indignarse o regodearse.

En fin, que eso del Periodismo Tradicional, del Buen Periodismo, está muy bien para teorizar y como punto de partida para la discusión, es mi opinión, claro. Pero a la hora de analizar el periodismo, no se puede evitar pasar por las prácticas, por los lugares comunes, por la repercusión, por la tirada, por la publicidad. Por Internet. Vamos, por ensuciarse las manos en el análisis.

Empezamos la semana.

Artículos relacionados:

Mario Bunge “Para hacer ciencia es necesario el enfoque sistémico”

¿Cuántas conferencias recordáis en las que los alumnos tengan una media de 45 años y tomen notas como jóvenes estudiantes sin perder detalle? La conferencia de Mario Bunge reunió a profesores de todas las áreas de la universidad aragonesa. Catedráticos, profesores, estudiosos y postgrados que llevaban sus libretas al azote del veloz discurso del físico argentino.

 

La Conferencia “Filosofía del progreso científico” que organizó Caja Inmaculada de Aragón (CAI) en el marco de tercer curso del programa “CAI en el siglo XXI” que este año ha dedicado al tema Ciencia e Innovación, el pasado lunes 26 fue un éxito. Más de cien personas que siguieron las palabras del profesor Bunge con verdadero entusiasmo en el aula magna de la CAI en Zaragoza. La mayoría, ya le conocía. Bunge habló del papel de los filósofos, de las condiciones para exista ciencia, del rigor científico y de los problemas de la globalización entre otras cosas. Pero además, logró cautivar con un relato cerrado, bien estructurado en el que se mostró como un gran orador e introdujo la ironía argentina más agria cuando criticó a la pseudociencias o cuando habló de la falta de un humanismo que se ocupe de la desigualdad en el mundo.

La conferencia de Mario Bunge, doctor Honoris y Causa por 19 universidades, premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 1982 en Zaragoza habló de la necesidad de abordar un enfoque sistémico a la hora de investigar. El científico realizó un magistral recorrido histórico por las grandes investigaciones de la humanidad que lograron a partir de un enfoque sistémico, trascender a sus objetos de estudio: Aristóteles, Copérnico, Galileo, Maquiavelo, Ramón y Cajal y su discípulo, el zaragozano Rafael Lorente de Nó o el argentino Bernardo Houssay entre algunos de los científicos que mencionó haciendo gala de caballerosidad con Aragón.

Bunge destacó que toda investigación se hace dentro de un marco social y de una matriz filosófica: “Si el marco social es amplio y flexible, podrán florecer los talentos jóvenes”, dice y sentencia “Y si la filosofía subyacente es cientificista, sistémica, materialista y humanista es posible que la investigación dé frutos, de lo contrario, resultará chatarra pseudocientífica”. Y fundamenta: “En todos los casos de innovación, se centró en un sistema no en un individuo u objeto concreto”.

Una verdadera clase magistral de difusión de la ciencia aunque a una velocidad inusitadamente rápida a la que todo el mundo parecía acostumbrado y que tampoco molestaba.

Mario Bunge no dejó a nadie indiferente, habló de la censura de la iglesia a lo que llamó “el debate racional de Tomás de Aquino”, de la inversión en investigación, de los errores de algunas investigaciones y en definitiva concluía: “Para hacer ciencia de envergadura también es necesario tener en cuenta el enfoque sistémico”.

Así, avanzaba que “para progresar en una ciencia se requiere atenerse a las normas morales que controlan la búsqueda de la verdad porque la investigación científica es una empresa social. La búsqueda de verdades novedosas e importantes acerca de la realidad involucra adoptar el siguiente pentágono filosófico: humanismo, cientificismo, realismo y materialismo cauteloso”.

Mario Bunge también contestó algunas preguntas de los periodistas en diferentes ruedas de prensa y se mostró positivo aunque crítico con algunas cuestiones de actualidad. Además, dio dos conferencias más en la Universidad de Zaragoza, una sobre Filosofía. Sólo para avezados y otra sobre Ciencia, a la que ya no puede ir.

Mario Bunge tuvo la gentileza de recibirnos para una entrevista. Fotografía de Alfonso Pardo Juez

Mario Bunge tuvo la gentileza de recibirnos para una entrevista. Fotografía de Alfonso Pardo Juez

Artículos relacionados:

El filósofo argentino Mario Bunge en Zaragoza

 Hay cosas que te traen indefectiblemente el pasado a la memoria. Para mí Mario Bunge es introducción a la ciencia. Las primeras lecturas de la asignatura de primer año que en la Carrera de Comunicación Social de la UCSE dictaba Juan Carlos Hourcade. Leíamos a Bunge. En particular nos acercábamos al método científico, a través de su libro: La ciencia, su método y su filosofía (1960).  Era la base para hacer de la comunicación una ciencia. Es un gran pensador y aunque su formación es en ciencias (es físico) es un filósofo de la ciencia, un divulgador y sobre todo un humanista que ha tratado de explicar cuestiones como la desigualdad y la pobreza en el mundo.

Mario Bunge. Fotografía de MARCEL·LÍ SÁENZ para el EL PAÍS

Mario Bunge. Fotografía de MARCEL·LÍ SÁENZ para el EL PAÍS

 El filósofo argentino es una personalidad difícil de ver. Al menos en Argentina. Quizás sus continuos ataques al psicoanálisis le hayan pasado factura allí. Sin embargo, en Zaragoza tendremos la suerte de tenerlo en dos escenarios diferentes. Por un lado cerrará el ciclo al ciclo ‘CAI en el siglo XXI’ de la CAI en Zaragoza el lunes 25 a las 19 hs (hay que inscribirse 976718348). Por otro lado, el martes 26 la Facultad de Filosofía de la Universidad de Zaragoza presenta otra conferencia de Bunge:

¿Qué es la mente y cómo deberíamos estudiarla?” también a las 19 hs esta vez, en el Aula Magna de la Facultad.

Mario Bunge es además de Premio Príncipe de Asturias 1982, Doctor Honoris Causa  por dieciséis  instituciones entre las que destacan la Universidad de Salamanca (España), la Universidad Nacional de La Plata (Argentina) y la Universidad de Buenos Aires (Argentina).

Bunge, Doctor en Ciencias Físico-Matemáticas por la Universidad de la Plata es Catedrático de Lógica y Metafísica de la McGill University en Montreal y miembro de la Academia Internacional de Filosofía de la Ciencia del Instituto Internacional de Filosofía y de la Royal Society de Canadá, entre otras.

Entre su extensa obra (tiene más de treinta libros), ya he comentado que La ciencia, su método y su filosofía es un libro imprescindible; pero si lo que te interesa es la filosofía, puedes animarte con La investigación científica, (México, 2000) es un libro impresionante. Aunque sin duda, la obra por la cual Bunge se ha distinguido especialmente en el ámbito de la filosofía es Treatise on Basic Philosophy (Tratado de filosofía). Se trata de una titánica obra que pretende sistematizar todos los campos de la filosofía contemporánea, abarcando especialmente los problemas del conocimiento científico.

Si el tema es la divulgación científica, es imprescindible leer: Mitos, hechos y razones (2004) Buenos Aires: Sudamericana;  Cápsulas (2003) Barcelona, Gedisa. (Compendio de artículos para la agencia de noticias EFE y la prensa argentina), Las ciencias sociales en discusión (1999) Buenos Aires; Sudamericana o Vistas y entrevistas (1998) Buenos Aires; Sudamericana, 2.ª ed.  Finalmente, y aunque hay mucho más, pero a mí me queda muy extenso el post, si te interesa la Ética, Buge escribió  Ethics. The Good and the Right en el que habla de la metodología como instrumento de análisis (lógico-matemático) de datos.

Si puedes hacer el ejercicio intelectual de escucharlo, no te lo pierdas ;=)

Leer más en Clarín

Leer más en EL PAÍS

Artículos relacionados:

Prensa libre, prensa sin censura pero sobre todo, sin autocensura

El periodismo es un oficio antiguo, quizás no tanto como otros; pero la necesidad de contar las cosas importantes que pasaban en una comunidad siempre ha sido parte de la historia de los pueblos. En obras de arte, cuadros, esculturas y cuando apareció el papel, la palabra.

A pesar del camino que ha recorrido la prensa en el que ha evolucionado al ritmo de las nuevas tecnologías y al ritmo también de su propia práctica: cuando el periodismo no es bueno siempre hay un hueco para la información. La noticia se abre camino por los canales formales o por los informales. También los buenos periodistas se abren camino. De la gente que año a año estudia periodismo sólo llegan aquellos que llevan las ganas de verdad de las venas, el entusiasmo por contar y que por supuesto, saben hacerlo.

En España conocemos muchos periodistas de raza, periodistas como Carlos Herrera, Luis del Olmo, Rosa María Cadaf, Iñaki Gabilondo, Matías Prats, Gemma Niega, Angels Barceló, Manuel Campo Vidal, Raúlt del Pozo, Victoria Prego, entre otros tantos buenísimos profesionales. Aún así, con la calidad de prensa que existe en España conocemos casos de presiones editoriales, de artículos que no se publican de que gente a la que no se invita a una u otra cadena de televisión.

Aun así, la distancia entre el periodismo que hoy se hace en España y el que actualmente resiste en algunos países como Argentina tiene una distancia abismal.

caraHoy no puedo evitar acordarme de las buenas plumas de mi ciudad, Santiago del Estero, Argentina. Buenos redactores, periodistas de raza, escritores, gente que ama la palabra y que está comprometida con su ciudad y que aun así, no puede contar entre otras cosas, las verdaderas cifras del dengue, las mafias de tráfico de mujeres, las verdaderas cifras de la desnutrición, las cuentas de la provincia, la relación entre el dinero de la provincia y las visitas estadounidenses. Renegado y relegado el periodismo santiagueño, sigue dependiente de la política, con controles, con censores…

En el día de la prensa libre vaya un saludo de admiración para esos los verdaderos periodistas que cuentan día a día la realidad y para quienes han hecho de sus nombres marcas de verdad, de eficacia y eficiencia como profesionales de la comunicación.

Artículos relacionados: