El FMI (Fondo Monetario Internacional) ha encontrado por fin trabajo

No es un secreto. Cuando Latinoamérica logró sacarse por fin de encima la usura que representaban las “ayudas” del Fondo Monetario Internacional, no sin presiones respecto a cómo debía de ser la política de Gobierno, las leyes laborales, etc: y cuando parecía que el FMI iba a caer en desgracia, apareció la gran crisis financiera.  Esta vez ya no se cebó con los países latinoamericanos alejados (y no sin ser criticados por ello) de la mano oscura de los organismos internacionales.

Guste o no, Latinamérica cerró el puño. Los mandatarios de Venezuela, Chile, Argentina, Brasil, Perú, Uruguay e incluso Colombia y Cuba entre otros, entendieron que los intereses de la región estaban por encima de las de cada país.

El FMI encontró trabajo. Por fin ha logrado prestar dinero y pedir a cambio intereses que jamás se podrán saldar. Ha implementado su hacer en la zona Euro y con mandatarios que ni se plantean otra solución que no pase exactamente por la boca del lobo.

FORGES

El nuevo gobierno español ha echado por tierra años de lucha gremial y de logros laborales. No creo que sea su objetivo y estoy segura de que si lo han hecho de esa manera es porque no logran ver otra solución posible a la amenaza de recesión que semana tras semana se cierne sobre España.

Aunque dudo que sea un factor de ayuda al crecimiento empresarial y económico. Creo que Europa sigue anclada en la antigua economía y debe hacer valer el peso de la Unión Europea para sacarse el lastre de los parásitos internacionales.

Creo que es hora de “vender” su saber hacer que durante años ha emergido en un gran crecimiento económica y pausar con el otro extremo del mundo modelos de sinergia (como al parecer se quizo hacer con China)  basado en el crecimiento de ciudades.

Y hablo de ejemplos concretos:

Quiero que mi ciudad, ahora con presupuesto en Argentina, pueda estudiar las posibilidades de Internet vía satélite y llegar a los despoblados parajes de Santiago del Estero para movilizar nuevas formas de hacer negocio como pasó en España hace ya más diez años con la introducción de Internet (campaña Red.es).

Si existe esa posibilidad de diálogo, de apertura de miras, de proyección social, de visión igualitaria y respeto por el mundo, Europa no logrará más que comer, como hizo Latinomérica durante años, de la embarrada e interesada mano del ahora pluriempleado FMI.

Artículos relacionados: